Fuentes de riesgo de fraude en estados financieros II

Fuentes de riesgo de fraude en estados financieros II

El fraude es un acto o conjunto de actos intencionales. Implica el ocultamiento de información al auditor y manifestaciones engañosas deliberadas. En consecuencia, el fraude se descubre observando los patrones, rarezas, y excepciones en las operaciones.

Existen tres condiciones que son indicadores de que puede estar ocurriendo fraude; estas son: la presión, la oportunidad y la racionalización. Estas tres condiciones constituyen lo que los contadores forenses llaman: el triángulo de fraude. Relacionados con cada uno de estas condiciones se dan varios tipos de riesgos que el auditor externo debe conocer y tener presentes. A continuación se detallan estos riesgos.

Riesgos relacionados con incentivos y presiones:

  • Amenazas inminentes a la estabilidad financiera y rentabilidad de la empresa debido a circunstancias económicas de la industria, o condiciones de operación de la entidad.
  • Presión excesiva por parte de los dueños o accionistas o terceros para que la Dirección cumpla los requisitos o expectativas de negocio.
  • Presión excesiva por parte de la dirección o de los encargados del gobierno de la entidad para cumplir metas de utilidades, regulaciones medioambientales onerosas, etc.
  • Obligaciones financieras personales de los ejecutivos de Dirección o empleados con acceso a efectivo u otros activos que pueden motivar el robo o apropiación indebida de dichos activos.
  • Amenaza a la situación financiera personal de la Dirección o de los encargados del gobierno de la entidad debida el desempeño financiero deficiente de la entidad. Por ejemplo pérdida de compensaciones, comisiones garantías, etcétera.
  • Despidos futuros de empleados.
  • Disminuciones en los planes de compensación o beneficios de empleados, y promociones u otras recompensas.

Riesgos relacionados con oportunidades:

Activos susceptibles a apropiación indebida

  • Se procesan grandes cantidades de efectivo o el efectivo está a la mano.
  • Hay artículos del inventario que son de tamaño pequeño, de gran valor o de gran demanda.
  • Hay activos fácilmente cambiables, como bonos al portador, diamantes, o chips de computadores.
  • Las propiedades, planta y equipo son de tamaño pequeño, negociables o carecen de identificación de propiedad visible.

Controles internos inadecuados

  • Supervisión inadecuada de los encargados del gobierno de la entidad de los procesos de la Dirección para identificar y responder a los riesgos de fraude.
  • Inadecuada supervisión de los desembolsos de la Dirección, autorizaciones y aprobaciones de transacciones.
  • Supervisión inadecuada de la Dirección sobre los empleados responsables de los activos.
  • Carencia de filtros de antecedentes para solicitantes de empleo para puestos con acceso a activos.
  • Registros inadecuados de los activos.
  • Salvaguardas físicas inadecuadas de efectivo, inversiones, inventario o propiedades, planta y equipo.
  • Carencia de conciliaciones completas y oportunas de los activos, y falta de documentación oportuna y apropiada de las transacciones.
  • Falta de vacaciones obligatorias para empleados que desempeñan funciones clave de control.
  • Falta, por parte de la Dirección, de entendimiento y manejo apropiado de la tecnología de la información, lo que facilita a los empleados de tecnología de la información perpetrar una apropiación indebida.
  • Controles de acceso inadecuados en registros automatizados, incluyendo controles y revisión de registro de eventos de sistemas de computación.

Riesgos relacionados con las actitudes y racionalizaciones:

Racionalizaciones

  • La Dirección está interesada en emplear medios no apropiados para minimizar utilidades reportadas con el objeto de pagar menos impuestos, o desea incrementar las utilidades reportadas, para evitar violar pactos bancarios, incrementar el precio de venta de la entidad, o cumplir con metas establecidas por terceros.
  • La conducta de empleados indica descontento o falta de satisfacción con la entidad.
  • Existe una baja moral a nivel de la Dirección.
  • La Dirección se muestra tolerante con algunos robos de empleados y no exige el cumplimiento de los valores o normas éticas de la entidad.

Actitudes

  • La Dirección tiene una historia conocida de violaciones a la ley y regulaciones, o de alegatos de fraude.
  • La Dirección muestra cambios de conducta o estilo de vida que pueden indicar que ha habido apropiación indebida de activos.
  • Los gerentes representan un mal ejemplo ético.
  • La Dirección pasa por encima de los controles existentes.
  • La Dirección no toma acciones correctivas apropiadas sobre las deficiencias en el control interno.
  • El gerente-dueño no hace distinción entre transacciones personales y de negocios.
  • Existen pleitos entre los accionistas.
  • La Dirección hace intentos recurrentes por justificar la contabilidad marginal o inapropiada relacionada con la importancia relativa o materialidad.
  • La relación entre la Dirección y el auditor actual o el precursor es tensa.

Los auditores, dependiendo de su función y posición en el equipo de auditoría, pueden identificar algunos de estos riesgos, pero no todos; debido a esto es imprescindible que el equipo de auditoría se reúna y discuta continuamente sobre las evidencias recolectadas y los resultados con respecto a la posibilidad de incorrección material y fraude.

 

Referencias: Normas Internacionales de Auditoría Emitidas por IFAC

No Comments

Comments are closed.